Zonas con recursos

En pocas palabras

Los recursos naturales que ofrecía la Sierra de Atapuerca en la Prehistoria fueron la clave de su continuada ocupación. La Sierra contiene tres cursos fluviales, cuevas, materias primas para fabricar instrumentos y mucha fauna y vegetación.

La Sierra también es rica en materias primas para la elaboración de herramientas de piedra como el sílex y la cuarcita. La riqueza natural de este entorno lo convirtió en lugar recurrente de ocupación por parte de los grupos humanos primitivos.

Agua

Son tres los cursos fluviales que discurren por este territorio, el río Arlanzón, el río Pico y el río Vena, estos dos afluentes del primero. Además de varios torrentes y fuentes.

Ecotono

La abundancia de agua favoreció la proliferación de fauna y de flora, específicas en cada parte de la Sierra.

Materias primas

En la Sierra de Atapuerca se encuentran dos tipos de sílex que fueron utilizados por nuestros antepasados. El sílex neógeno, que se halla en las zonas bajas en grandes bloques erráticos y el sílex cretácico que aparece en pequeños nódulos de los conglomerados y las diaclasas de las calizas de la sierra.También se encuentran cantos de cuarzo, arenisca y cuarcita procedentes del río Arlanzón.

Cuevas

Conocemos el momento de nacimiento y el momento de muerte de las cuevas de la Trinchera del Ferrocarril. Éstas, junto con Cueva Mayor, se formaron hace más de 2 millones de años, momento en el cual el río Arlanzón pasaba por esa zona alta y todavía no había excavado el valle que conocemos hoy en día. Fue su curso el que disolvió el carbonato de calcio que se encuentra en la composición de la roca caliza de la Sierra. Poco a poco el paso del agua formó pequeñas oquedades en el interior de la roca, cuando éstas se abrieron al exterior, nacieron las cuevas. Fue entonces cuando los animales las empezaron a utilizar como cubil o como lugar para esconderse. Igualmente las utilizaron los primeros humanos hace por lo menos 1,3 millones de años. Por aquel entonces, el río ya no pasaba tan cercano y el agua ya no circulaba por su interior, lo que hizo que poco a poco empezaran a secarse, y por lo tanto, a morir. Entonces, lentamente, las cuevas se fueron llenando de tierra, piedras y objetos que caían en su  interior. A causa de este proceso al que se llama sedimentación natural y que supone el relleno completo de la cueva, hace unos 200.000 años, las cuevas quedaron totalmente colmatadas y selladas para siempre. En cambio, Cueva Mayor, está viva todavía, el agua sigue filtrándose por su interior, y su entrada, el Portalón, aunque ha sufrido muchos cambios, sigue siendo el punto principal de acceso a la cueva.

Bosque y pradera

Durante miles de años, el relieve de la sierra ha estado recubierto de bosque y pradera, lo que atrajo tanto a grupos de animales como grupos humanos. Las oscilaciones climáticas que se han sucedido a lo largo de más de un millón de años, han afectado la vegetación y también el paisaje de la Sierra. Durante este basto espacio de tiempo el clima ha fluctuado de estadios glaciares, con clima seco y frío a interglaciares, con clima húmedo y templado. Lo cual afectó a la fauna y, en menor medida, a la vegetación. Aún así, la Sierra de Atapuerca ha sido siempre un nicho ecológico con recursos abundantes para la supervivencia de las especies humanas.