¿Quién vivía allí? : Hace 500.000 años

Homo Heidelbergensis

En pocas palabras

Los humanos heidelbergensis eran robustos, musculados, altos, fuertes y gracias al estudio de los dientes se puede saber que estaban muy bien alimentados, su edad de muerte e incluso que se limpiaban los dientes con palillos.

Homo Heldelbergensis comiendo carne (Ilustración Mauricio Antón)

Homo Heldelbergensis comiendo carne (Ilustración Mauricio Antón)

Imagen de un grupo de Homo Heldelbergensis (Ilustración Mauricio Antón)

Imagen de un grupo de Homo Heldelbergensis (Ilustración Mauricio Antón)

Homo neanderthalensis (Ilustración Mauricio Antón)

Homo neanderthalensis (Ilustración Mauricio Antón)

El incansable paso del tiempo afectó el primer europeo, Homo antecesor.  Los caracteres que lo definían fueron cambiando y sus descendientes eran ya una nueva especie llamada Homo heidelbergensis.

Los humanos heidelbergensis eran robustos, musculados, altos, fuertes y gracias al estudio de los dientes se puede saber que estaban muy bien alimentados, su edad de muerte e incluso que se limpiaban los dientes con palillos. Eran grandes cazadores y su presencia era omnipresente en la Sierra. Ocuparon los valles, las riberas de los ríos, las cuevas y todos los espacios disponibles, la Sierra era un territorio rico en todo lo que necesitaban. Estos humanos fueron los primeros en desarrollar un comportamiento simbólico que expresaban arrojando a sus muertos a un pozo, la Sima de los Huesos, que para ellos significaba el fin de la vida, era un pozo sin retorno en el que reposarían para siempre sus congéneres.

Hace unos 200.000 años, apareció un nuevo homínido en la Sierra, descendiente evolutivo de heidelbergensis, era Homo neanderthalensis. Los datos sobre esta especie son todavía escasos. Los más significativos se encuentran en la parte alta de la Sima del Elefante, donde se encuentran restos de animales cazados y comidos por esta especie junto a las herramientas utilizadas. En otras zonas de la Sierra se encuentran yacimientos al aire libre que contienen concentraciones de herramientas propias de esta especie pertenecientes al Modo 3.