El fuego

En pocas palabras

En la prehistoria existían principalmente dos técnicas para producir fuego. La primera, mediante la percusión de rocas. Y la segunda, mediante la fricción de madera. Ambas garantizan un resultado óptimo en menos de cinco minutos.

La conquista del fuego fue uno de los grandes hitos de la evolución humana. Gracias a él, los homínidos consiguieron alargar las horas de luz, calentarse en los momentos de más frío, seguridad ante los depredadores o mejorar la calidad del sílex.

Algunos investigadores lo relacionan incluso con la aparición del pensamiento simbólico, por lo que de evocador y misterioso tiene este elemento.

Además, el fuego favoreció las relaciones sociales entre los miembros de los diferentes grupos de cazadores-recolectores, ya que su uso y manejo requería una organización social cada vez más compleja.