¿Cómo sobrevivían?

En pocas palabras

¿Cómo defenderse de un león? ¿Cómo conseguir la carne bajo la gruesa piel de un rinoceronte? ¿Cómo comer el tuétano del hueso de un gran bóvido? Nuestros antepasados se enfrentaron constantemente a un sinfín de adversidades, y ni su velocidad al correr, ni sus potentes uñas, ni sus afilados dientes les ayudaron a sobrevivir a esas situaciones.

Los humanos primitivos resolvieron las limitaciones de su cuerpo con la inteligencia. No podían acceder a la carne de un animal muerto porque la piel gruesa suponía un inconveniente, sin embargo fueron capaces de crear cuchillos que les permitieron llegar a ella, y con la ayuda de grandes cantos cortantes consiguieron  romper los huesos y alcanzar el tétano. No corrían tanto como un león, pero le podía arrojar piedras, o bien lanzas. Ante las limitaciones del cuerpo, los humanos primitivos crearon instrumentos y con ellos inventaron la tecnología.